Líderes en el ojo del huracán

Líderes en el ojo del huracán

Tiempo de lectura: 4 minutos

Ing. Nelson Palmero Durán – MBA
npalmero07@yahoo.es
@npalmero07
.

La necesidad de asumir decisiones en escenarios complejos y llenos de incertidumbre

Crisis de Liderazgo?

La global y extendida crisis generada por el coronavirus y su impacto en todos los ámbitos de las sociedades, ha colocado exigentes demandas a los líderes del mundo, incluyendo a los responsables de las políticas públicas, en los negocios y en las empresas.

La escala masiva y sobre todo el nivel de incertidumbre de las consecuencias del brote, sin duda que ha generado temores en la masa trabajadora, los empleados y en el resto de los interesados, haciendo difícil y comprometida la generación de respuestas por parte de los gerentes.

Múltiples y variados ejemplos tenemos en este 2020, pero de forma emblemática sólo imaginemos el gran reto que ha tenido que afrontar el Comité Olímpico Internacional (COI) y su planificada cita mundial en Tokio 2020, para gestionar la crisis global actual sin afectar demasiado sus objetivos e intereses.

La empresa consultora McKinsey en su documento ¨Leadersip in a crisis responding to the coronavirus outbreak and future challenges?¨ define este fenómeno como una crisis de ¨ gran escala¨ debido a que es un evento de magnitud amplia y acelerada velocidad, con alto nivel de incertidumbre que genera desorientación, acompañada de una sensación de pérdida de control y fuerte disturbio emocional.

Reconocer la crisis, sobreponerse a la presión, atreverse a la innovación de respuestas e incorporar pensamientos que ayudarán a ver hacia el futuro, entre otras posturas, son parte de un conjunto de exigencias que los líderes están afrontando y deberán resolver sobre la marcha y pleno desarrollo de la actual situación global del COVID-19.

Iniciativas de apoyo – Ajustes recomendados para momentos inéditos

Imagen: Desarrollo propio de autor

Organizarse para responder: Red de Equipos

Definir, organizar y coordinar grupos o equipos con alta capacidad de adaptación, que se unan por un propósito común, promoverá la resolución rápida a problemas en momentos de estrés.

La atención de “arriba a abajo” típica no funciona en momentos diferentes, extraordinarios, inéditos e impredecibles. Así, los equipos deben ser multidisciplinarios, diseñados para idear, actuar, hacer seguimiento y también deben ser adaptables con capacidad para auto dimensionarse sobre la propia marcha. Los lideres deben fomentar la colaboración y transparencia entre cada participante y promover la seguridad psicológica para afrontar los niveles de angustia e incertidumbre.

Empoderar a los líderes durante una crisis: el valor de “calma deliberada” y el “optimismo limitado

Los líderes en medio de situaciones de crisis deben asegurarse de empoderar a las personas adecuadas para tomar decisiones. Estas personas deben recibir autoridad para tomar e implementar lineamientos sin necesidad de esperar aprobaciones, lo cual implica la necesidad de desarrollar una arquitectura especial para la toma de decisiones.

La eficiencia en la toma de decisiones y en la implementación de las mismas es el punto que destaca en este aspecto recomendado y para ello, los lideres empoderados, deben poseer la ¨”calma deliberada¨” con la cual se podrán desprender de las situaciones tensas y de angustia, pensando claramente la forma de resolverlas.

Y, por otro lado, el “optimismo limitado” (combinación de confianza con realismo), con el cual los líderes podrán evidenciar y proyectar que están confiados que la organización encontrará la ruta para superar la crisis, sin ocultar que reconocen la incertidumbre presente.

Tomar decisiones en medio de la incertidumbre: Pausa para evaluar y anticipar, luego actúe.

Es importante realizar frecuentes pausas y evaluar desde diferentes puntos de vista la gestión de la crisis. Al existir muchas incógnitas y sorpresas, no se puede esperar tener toda la información para cada decisión, pero tampoco recurrir sólo y de forma indiscriminada al uso de la intuición.

El ciclo de pausa, evaluación, ponderación, ajustes y acciones, debe ser aplicado continuamente buscando siempre la mayor coherencia.

Demostrar empatía: Atender la vicisitud humana como prioridad

Es un reto de primer orden que los líderes entiendan, proyecten y afronten el padecimiento y la situación de angustia y desafíos de las personas. Mostrar su empatía crea positivismo.

En la actualidad y en medio del COVID-19, las condiciones de contagio extendido, el volumen de pérdidas humanas, la restricción de desplazamientos y suspensión de reuniones, entre otras limitaciones y dificultades, deben ser entendidas por el líder y acompañar, de cara al resto de dolientes, su dinámica con el apoyo correspondiente.

De la misma forma el líder debe atenderse a sí mismo, no descuidar la atención particular e invertir tiempo en su administración y repotenciación de energías. Su capacidad de asimilar y actuar de forma adecuada ante la presión de la crisis, puede ser afectada y disminuir con el paso de los días y el aumento del estrés y la incertidumbre.

Comunicación Efectiva: transparencia y actualizaciones frecuentes

Amy Edmondson escribió recientemente en su artículo ¨”No escondas malas noticias en tiempos de crisis¨”en marzo 2020 (Harvard Business Review) “La transparencia es el ” trabajo uno” para los líderes en una crisis. Sea claro en lo que sabe, lo que no sabe y lo que está haciendo para obtener más información”.

Esta frase describe de manera resumida y clara lo que debería ser el comportamiento de un líder en materia comunicacional. Desarrollar comunicaciones frecuentes, cuidadosas y según las diferentes audiencias, ayudan a tranquilizar a todas las partes interesadas debido a que muestran claramente, lo que se va aprendiendo según los datos e información que se reciben.

Indicar un enfoque y mensaje optimista sin dejar de comentar sobre lo que ocurre y lo que se está realizando, es una práctica que ayuda a mantener una poderosa posición ante empleados y demás interesados.

Comentario de Cierre

Observar, buscar datos e información pertinente, hacer pausas, ponderar, ajustar, accionar y retroalimentarse es importante no sólo para los líderes. Debería ser una práctica para todos y así el nivel de afectación y trauma será de menor tamaño y siempre representarán aprendizajes.

Si se establecen como premisas que las situaciones inéditas ya son parte de lo normal y lo extraordinario forma parte del día a día, no habrá excusas para la falta de preparación y organización del equipo de trabajo. Ocurre igual para el empoderamiento de líderes y tomadores de decisiones.

https://www.mckinsey.com/business-functions/organization/our-insights/leadership-in-a-crisis-responding-to-the-coronavirus-outbreak-and-future-challenges

https://hbr.org/2020/03/dont-hide-bad-news-in-times-of-crisis

https://cdn.shopify.com/s/files/1/0250/1473/0812/products/Decision_Making_Problem_Solving_Techniques_-_REPLACE_3020x.jpg?v=1577747758

4 Comments
  1. Jorge Durán dice:

    Nada fácil en estos momentos ejercer estas posiciones de liderazgo. La calma deliberada y el optimismo va con cada persona pero buenos lineamientos

    1. npalmero07 dice:

      La mayoría de los aspectos diferenciadores en el liderazgo actual, son las capacidades y habilidades que denominan ¨blandas¨ y su base se encuentra en la actitud y personalidad como bien lo destacas. Muchas gracias

  2. Nelson Luis Palmero dice:

    Interesante el enfoque ilustrado de los líderes. Suscribo ese cuestionamiento. Sí es necesario conocer el desempeño del espacio que debe jugar el verdadero LÍDER, dentro de exigencias naturales, para sí reconocer las cosas afables como justos dirigentes. Un origen es ser Directivo y otra Dirigente.
    La sinceridad del líder es reconocer su parte humana, saber escuchar la palabra del tercero, cuando expresa ”… analizar el hacer y mejorar la producción…” , hay que estudiar no solo la esencia abstracta de las conflictos, sino también su cambio durante el desarrollo de las diferentes etapas de controversia. Recordar “… no es DIOS quien se parece a nosotros…”; gozamos de diversas virtudes, hay que enseñarlas y manifestarse. Con cuidado a la demagogia de poco valor.
    El problema de ser líder es el de restringir el conocimiento en la Concepción del Mundo, y su interpretación limita principios y verdades, solamente en representativas y propias; olvidando el razonamiento lógico de las situaciones que competen a su vivencia histórica en lo científico y como humanista.

  3. npalmero07 dice:

    Muchisimas gracias por alimentar un enfoque que pretende mostrar como los líderes deben tener clara intención y decisión de abrir los sentidos en todos los ámbitos, atreverse a la experiencia amplia de abordar lo desconocido y estar atento y sin temor a resolver lo inédito. El ser humano y su potencial esencial deben ser los motrores para mejorar el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © 2020 · Catalejo Virtual